Vive Libre: Vencido O Conquistado.

“Amados hermanos, si otro creyente está dominado por algún pecado, ustedes, que son espirituales, deberían ayudarlo a volver al camino recto con ternura y humildad. Y tengan mucho cuidado de no caer ustedes en la misma tentación.”
Gálatas 6.1

Como cristiano, cuál es el problema con el pecado? Somos perdonados, cierto? Bueno, entre muchas cosas, el pecado nos aleja de hacer las cosas que fuimos destinados para hacer. Nos inmoviliza. El versículo anterior describe dos tipos de personas: los cristianos que han sido vencidos por el pecado y aquellos que han sido conquistados por Dios.
El cristiano vencido es aquel que literalmente ha sido externamente restringido por el pecado. Cada persona fue creada con un propósito, el amar a Dios y al prójimo. Cuando el pecado habitual o la adicción esta presente en su vida, esa persona es frenada de llevar a cabo su propósito. En su “caminar” ha sido capturado y atado para no poder caminar mas. Su pecado es la cosa que lo ha atado.
El cristiano conquistado es alguien que ha permitido que Dios llene su vida, al punto en que es libre para caminar y llevar a cabo su propósito. En su libertad él vive una vida gobernada no por las limitaciones fijadas o el pecado sino mas bien por las posibilidades dadas por Dios.
Estos dos tipos de personas se cruzan en la situación presentada en el versículo. Los libres están para liberar al atado. La idea es, que si nada te ha vencido, es decir, atrapado o tropezado, entonces deberías ayudar a aquellos que sí están atrapados a encontrar libertad. En este versículo, libertad viene del proceso de restauración. La restauración puede ser definida como regresar al lugar donde puedes ser y hacer lo que fuiste creado para ser y hacer.
Hoy, eres uno de estos dos tipos de personas. Si has sido “vencido” por el pecado y no puedes ser quien se supone que eres, entonces pide ayuda. Si estas “conquistado” por Dios y eres libre para ser quien se supone que debes ser, entonces usa esa libertad para ayudar a los que han sido vencidos por el pecado.
Recuerda que fuiste hecho con un propósito; amar, y que el pecado te aleja de cumplir ese propósito.
Ama tu vida al máximo…vive libre!

Robert & Rebecca Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: