Verdad O Mentiras

“Y sin embargo a mí, que les digo la verdad, no me creen.”  Juan 8.45

Es increíble a lo que nos acostumbramos, pero aun más increíble es lo que comenzamos a creer que es verdad. La cultura nos enseña algunas cosas bien ridículas, a través de campanas publicitarias. El fundamento básico de, “Este es tu problema o esto es lo que te hace falta. Acá esta lo que mejorará las cosas.”
A los hombres se les enseñan cosas como, “Toma lo que quieras.” “Encuentra la manera rápida, es mejor.” “Nadie te cuidará, entonces cuídate a ti mismo.”
A las mujeres se les enseñan cosas como, “Usa tu atractivo sexual para obtener lo que quieres, porque al mundo no le interesa tu conocimiento.” “El sexo es lo mismo que el amor.” “El vivir una doble vida te mantendrá feliz.”
Estas son solo algunas de las mentiras que se nos dice a través de nuestra cultura y la media. Compramos productos asociados con las mentiras y aún las mentiras mismas. Ellas se integran en nuestro pensamiento, de manera que cuando escuchamos la verdad, no tiene sentido y es difícil creerla.
La gente a la cual Jesús le estaba hablando no creían lo que El decía. Se habían acostumbrado tanto a escuchar y creer algunas de las mentiras de su cultura. Ahora la verdad, La Verdad, estaba frente a ellos y ellos no podían creerle ni reconocerlo a El.
La verdad es que los hombres no deben ser medidos por lo que pueden tomar, sino mas bien por lo que pueden dar. La verdad es que la parte más hermosa de la mujer es lo interno y esto debe ser desarrollado antes de su belleza externa. Es difícil creer que el vivir de esta manera funcionará positivamente para nosotros. Hemos estado escuchando mentiras por tanto tiempo. Aun si Jesús estuviese de pie frente a nosotros, seria difícil creer y confiar en El.
La pregunta es esta: Como te ha ido con el vivir una mentira? Supongo que te deja vacío y queriendo más. Es difícil de creer la verdad y permitirle a Dios que defina eso por ti, en vez de que la cultura lo haga. Pero puede que también sea difícil intentar esto, algo nuevo, en vez del seguir intentando de convertir las mentiras en verdad. Aun si crees que el ser humilde no funcione, deberías intentarlo.
A qué mentiras te estás aferrando? A qué verdad le temes creer o intentar? Confía en la verdad hoy. Confía en Dios hoy o es muy probable que, harás algo estúpido.

Robert Vander Meer
www.larboleda.net

 

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: