Un Corazón Partido

“Jesús lloró.”
Juan 11.35

Las cosas que le parten el corazón a Jesús deberían partir el nuestro. Esta es una declaración segura.

 

Cualquier cosa que le parte Su corazón, debería partir el nuestro. En este pasaje, claramente algo ha hecho justo eso. Pero qué fue lo que trajo lágrimas  a Jesús?
A primera vista, podemos pensar que Él esta llorando porque Lázaro está muerto y la familia de Lázaro y amigos están de luto. He escuchado esta explicación antes. Me cuesta creer que esa fue la razón. Jesús sabe como acabará la historia. Él sabe que dentro de poco su amigo estará vivo de nuevo y caminará a la luz.  Entonces no tiene sentido que Jesús estuviera llorando sobre esto.
Si regresamos en el pasaje al versículo 23, vemos que Jesús le dice a Martha que Lázaro se levantará de nuevo. La respuesta de ella es, “Yo sé que resucitará de nuevo en la resurrección, en el día final.” Jesús le dice, “Yo soy la resurrección y la vida.” La respuesta a todo esta frente a ella y ella no lo entiende. Ninguna de las personas lo entendió.

 

Ninguno entiende el potencial de vida que se encuentra frente a ellos, en Jesús. Como ellos no saben cuanto los ama Jesús y de lo que él es capaz, ellos no pueden ver más allá de sus circunstancias actuales, por lo tanto, lloran. Jesús ve esto. Él ve que ellos no saben de lo que  es capaz.

 

Entiende que ellos lloran porque no saben quien realmente Él es. Ellos creen que no hay salida y no creen que Jesús pueda hacer algo para cambiar la situación. El viviente, amoroso Señor del universo esta frente a ellos y ellos no lo entienden. Esto parte Su corazón. Por lo tanto, Jesús lloró.
Jesús esta frente a ti hoy, diciéndote que  es la resurrección y la vida. Lo reconoces a Él y de lo que  es capaz? Reconoces el potencial para tu situación y tu vida? Hoy, ves la ayuda como algo que se encuentra lejano o cerca, en las manos de Jesús? Su corazón se quebranta por estar contigo.

 

Se quebranta por amarte.  Esta llorando para que le conozcas.
Qué estas enfrentando hoy? Crees que  puede ayudarte hoy? Jesús quiere hacerlo. Quiere sanar tu corazón partido. Le dejarás o le partirás Su corazón con tu incredulidad?

Robert Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: