No te Rindas

“Él pagó el rescate completo por su pueblo”
Salmos 111.9

Pocas cosas me rompen el corazón como el ver a alguien que se ha dado por vencido en la vida. Parece que las cosas se pusieron muy difícil para ellos y simplemente no lo pueden soportar mas, entonces se dan por vencidos. Puedes ver la ausencia de esperanza en sus ojos, escucharla en sus palabras y verla en sus acciones. Y aun peor, la gente en sus vidas también se han dado por vencidos en ellos. Ellos han sido descartados y se sienten de esa manera.
Una noche de primavera lluviosa yo estaba trabajando el turno nocturno en un hotel en donde sucedían eventos extraños. En realidad, muchas cosas raras suceden en el turno nocturno de un hotel, pero esta noche fue única. Eran alrededor de las 2:00 de la madrugada y un auto entró a nuestra entrada de vehículos y se detuvo bloqueando el tráfico entrante. Caminé para si podía ayudar en algo al caballero y pedirle que moviera su auto.

 

Él dijo que no necesitaba ayuda alguna, que solo estaba buscando algo. Le dije que no había problema pero que necesitaba que moviera su auto. Entonces después de moverlo, le volví a preguntar si le podía ayudar a buscar lo que había perdido.  Me dijo, “No, gracias. Es solo un anillo de $5,000 dólares. Probablemente ya ha sido pisoteado.” Continuó buscando por un minuto, caminó de regreso a su vehículo para irse. Le dije que podía dejar su información de contacto en caso de que lo encontráramos le avisaríamos. Inmediatamente se rehusó y se fue. Bueno….yo, inmediatamente caminé hacia donde él había estado buscando y después de 10 segundos vi el anillo en la mitad de una avenida de seis carriles. Corrí y lo agarré.

 

Pude ver que había sido arrollado pero aun tenía 37 brillantes diamantes. (Tendría 37 pero uno de ellos se perdió al haber sido arrollado). Al dia siguiente llevé el anillo a un joyero para que le diera un vistazo. Se podía arreglar por $100 dólares y su valor total si era de $5,000 dólares. Lo único que necesitaba era un poco de amor y se vería mejor que antes.
Puede que te sientas descartado. Olvidado. Sin esperanza. Puede que sientas que has sido arrollado, pisado o pateado. Puede que estés amoratado y rasguñado. Puede que sientas ganas de rendirte. Pero…..Dios no se ha rendido contigo. Puede que sientas que tu relación, matrimonio o trabajo han terminado y a causa de esto tu vida esta arruinada. Dios no se ha olvidado de ti. No hay nada ni nadie que impidan que Dios te redima y rescate. No hay nada que El no pueda arreglar SI simplemente se lo llevas a El.
Después de haber arreglado el anillo, le agregué un par de cosas, lo personalicé y quedó más hermoso de lo que era antes. Ese anillo está ahora en el dedo de mi esposa, como su anillo de matrimonio. Pensamos en venderlo y comprar uno nuevo pero ese anillo nos recordó la manera en que Dios nos redimió a ambos, después de que por años nos habíamos sentido descartados, golpeados, olvidados y sin esperanza. Él nos redimió.
Hoy, no te rindas. Toma cualquier dificultad que tengas a Dios y deja que El sea tu redentor. El lo hará mejor que antes. Solo no te rindas!

Robert Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: