Sin Excusas

‘—¿Entonces qué debemos hacer? —le preguntaba la gente.’”
Lucas 3.10

Esta es una gran  pregunta y respuesta; una que no hacemos frecuentemente ni lo suficiente.
Antes de este versículo, Jesús le dijo a la gente que los árboles con mal fruto serian cortados. Ellos respondieron muy sabiamente. Ellos no dieron excusas sobre su fruto.  No culparon a otros por su mal fruto. No explicaron por qué pensaban que su fruto era lo suficientemente bueno.

 

No hubo excusas. Ellos simplemente, respondieron con “qué debemos hacer? La respuesta parafraseada de Jesús fue, “Amen al dar, y no al ser codiciosos o estar hambrientos de poder.”
La pregunta diaria de Dios hacia nosotros es, “Cómo es tu fruto?” No des excusas por lo que es o no es. No culpes a nadie, a tu trabajo, ni al clima, por la condición y regularidad de tu fruto. Simplemente respóndele a Dios al preguntar, “Qué puedo hacer hoy?”
A Dios no le interesa tu asistencia a la iglesia. A Él no le importa que tan espiritual parezcas o que tan bien te vistes. A Él si le importa cómo estas amando a los demás.
Hoy….Cómo es tu fruto? Cómo puedes amar a alguien hoy?
Sin excusas. Solo ama.

Robert Vander Meer
www. Laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: