Sensación Alta

En el 2005, la revista Discovery, publicó el descubrimiento de un sistema de premio endógeno (que significa interno), como uno de los grandes descubrimientos en los últimos veinticinco años de investigación científica.

 

La razón por la cual es tan significativo, es por el hecho de que todas las drogas y comportamientos que son adictivos, parecen involucrar al núcleo accumbens.
El núcleo accumbens identifica cierta actividad que debe ser repetida. Libera dopamina en el cerebro, que fluye atravesando la sinapsis de la corteza prefrontal. Esto causa los “buenos sentimientos” de ciertas actividades. Pero este sistema de premio puede ser secuestrado.

 

Por ejemplo, la cocaína puede inundar el cerebro con una sensación “súper elevada”, porque bloquea el bombeo de absorción de la dopamina en los receptores del cerebro. Esto resulta en una oleada de dopamina en la sinapsis, creando un patrón de disparos anormales en las neuronas. Al transcurrir el tiempo, esto literalmente cambia la mente.

 

Los encefalogramas de los adictos a la cocaína muestran claramente una reducción general de la función del cerebro y especialmente una actividad reducida de la corteza prefrontal. Es por esto precisamente, que los adictos suelen tomar decisiones tontas.
Acá está la conexión con la adicción sexual. Los encefalogramas de los adictos sexuales y los adictos al juego, muestran que el simple pensamiento de actividad sexual o de apostar, enciende su núcleo accumbens como un arbolito de navidad, muy parecido a lo que sucede con un adicto a la cocaína. La adicción sexual y el apostar son adicciones de proceso. La sensación “elevada” es creada por la acción, no por una droga, porque el cerebro propio del individuo crea la droga.
Esto convierte a las adicciones de proceso en más difíciles de tratar por dos razones.  Primero, las estructuras de racionalización son más fuertes de atravesar. Es por esto, que el primer Pilar trata sobre romper la negación. Si alguien está consumiendo droga y tiene marcas de agujas en sus brazos, o su nariz está notablemente destruida por inhalar cocaína, se le hace más difícil racionalizar. Un adicto sexual, por el contrario, puede mantener su actividad escondida de la vista.
Segundo, las adicciones de proceso tienen la capacidad de crear el comienzo de la sensación elevada, similar al de la cocaína, a través de cosas como la fantasía sexual. Tu batalla con la fantasía sexual yace en el centro de tu victoria final
Cada vez que actúas sexualmente hay una oleada de dopamina creando placer que activa las neuronas y la sinapsis en tu cerebro. Esa secuencia activa una serie de conceptos y refuerza las experiencias límbicas disfuncionales que pudieron haber comenzado en tu infancia temprana. Las viejas maneras destructivas de lidiar con el dolor en tu vida continúan siendo reforzadas. La mayor parte de esto toma lugar más allá de la conciencia y de tus creencias.
Pablo escribió sobre este patrón del cerebro en Romanos 7:19 “En vez de lo bueno que quiero hacer (creencias conscientes), hago lo malo que no quiero hacer (creencias o patrones disfuncionales inconscientes)”. Simplemente seguimos repitiendo los mismos patrones viejos de bailar con la destrucción. El tratar más fuerte no va a solucionar el problema, porque estamos utilizando procesos conscientes para intentar de solucionar procesos destructivos inconscientes.
El ministerio del Espíritu Santo es muy importante en nuestra sanidad. Dios el Espíritu Santo no es Casper, el fantasma amistoso. Él es uno que nos revela a Jesús (Juan 16). Y únicamente Él nos revelará nuestros procesos inconscientes que nos están atrapando (Romanos 8:11-17, 26-27).
Todas las adicciones, y especialmente las adicciones sexuales, son trampas mortales. Una vez que has experimentado la púa de dopamina de la actividad sexual destructiva, el cerebro trata de balancearse a sí mismo. Ser un adicto sexual significa que tu sistema límbico está “prendido” la mayoría del tiempo a través de fantasías sexuales. Por lo tanto, el cerebro en el intento de balancear las cosas reduce la producción de dopamina, la cual en respuesta debilita al sistema de premio. Ahora la trampa ha sido activada porque estás obligado a actuar, no para sentirte “elevado” sino simplemente para sentirte normal.

 

Esta es la razón por la cual la adicción sexual escala lentamente con el correr del tiempo. Has desarrollado lo que es denominado “tolerancia”. Lo que en un momento te excitó sexualmente, ahora ya no te excita más. Es esta la razón por la cual la mayoría de los adictos sexuales experimentan un disfrute sexual disminuido con sus esposas; presiona a su esposa para que participe en actividades sexuales que él ha observado en la pornografía.
Tu nivel de dolor y vergüenza aumentan a causa de tu compromiso con Cristo, pero tu habilidad de medicar el dolor a través de la pornografía, voyeurismo, masturbación, prostitutas, continúa disminuyendo. ¡Bienvenido a la demencia!
Al continuar con el proceso, el cerebro cambia considerablemente. El Dr. Eriz Nestler de la Universidad de Texas, descubrió recientemente que un ciclo de dopamina secuestrado produce en el cerebro una proteína llamada Delta Fos B. Esa proteína se acumula en las neuronas. Al acumularse, lanza unainterrupción genética que causa cambios persistentes aún después de que el ciclo de premio se ha detenido.
El adicto ahora está más propenso a la adicción porque experimenta ansias (antojos) más fuertes. Su cerebro se ha vuelto sensibilizado a la experiencia. La sensibilización es diferente a la tolerancia. Al desarrollarse la tolerancia, el adicto necesita actuar sexualmente más y más, para obtener un efecto de placer. Pero al desarrollarse la sensibilización, el adicto necesita menos y menos de la experiencia para que las ansias se aumenten.

 

Hay dos sistemas separados en tu cerebro, uno para la excitación y el otro tiene que ver con el ciclo satisfactorio de placer. El hombre está atrapado en un vicio de esclavitud despiadada. Él se está excitando fácilmente más y más pero está experimentando menos y menos satisfacción. ¡Bienvenido a la demencia total! Porque tu cerebro ha sido, literalmente, secuestrado en batalla, necesitas de armas extremadamente poderosas para liberarte.

 

Este libro de trabajo está basado en las últimas investigaciones de la neuroquímica. He usado los ejercicios una y otra vez y pude ver los niveles más profundos de esclavitud ser deshechos en las vidas de muchos hombres.
No obstante, puedes tener el mejor consejo clínico que existe en el mundo y aún así seguir desesperadamente esclavizado. Dos compromisos son esenciales, si vas algún día a liberarte. Ambas actitudes son territorio desconocido para los adictos sexuales.
No. 1 – Un compromiso con trabajar duro y ser honesto
Puede que seas un trabajador duro y sumamente honesto en muchas áreas de tu vida, pero, en cuanto a tu sexualidad, por mucho tiempo esto no ha sido cierto. El trabajo duro en cuanto a tu libertad te será especialmente difícil porque no puedes estar en control, aquí es donde entra la honestidad.

 

Tu grupo de Deseo Puro será un lugar en donde tu honestidad será probada. Al responder las preguntas del libro de trabajo puedes esconder algo, si así lo deseas, pero yo oro para que tu grupo se convierta en un lugar en donde nada de tu vida sea escondido. Elige confiar por completo en otros hombres y estate abierto a recibir retroalimentación, aun cuando sea doloroso y revelador.
No. 2 – Un compromiso para tomar la espada del Espíritu en tu vida
En la descripción que el apóstol Pablo da sobre el guerrero que Dios ha diseñado que seas, él hace una observación fundamental:
Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.
Efesios 6:17 (NVI)
La espada es la única arma ofensiva que Pablo menciona en la descripción completa de la armadura de un soldado romano, todo lo demás le permite al soldado enfrentar los ataques del enemigo. Por lo tanto, debes tener esta arma espiritual en tu batalla. ¿De qué está hablando Pablo? Afortunadamente, él lo pone bien en claro. Lo que necesitas es la Palabra de Dios, pero no solo en un sentido general. Pablo usa esta frase: “La espada del Espíritu, la cual es la rema de Dios”. Esta estructura es llamada un “genitivo de origen”, lo cual significa que la espada te fue dada por el Espíritu Santo.14
Dios el Espíritu Santo te dará promesas a medida que recorres este libro de trabajo. Cuando Él hable, escríbelo y examínalo cada mañana en tu tiempo devocional. Tienes que tener un sueño dado por Dios para poder ganar la batalla. Necesitas algo con lo que puedas cortar al enemigo cuando te estás sintiendo con ganas de renunciar o cuando tu “Delta Fos B” te está volviendo loco con las ansias. Necesitas ese sueño dado por Dios cuando te estás sintiendo sin valor y como un completo fracaso, o cuando tu mente se está deslizando en el precipicio de la recaída, gracias al infierno en el que vives.
Toma posición y hazle frente con las promesas de Dios en tu mano, el sueño de Él en tu corazón, y tu cuerpo de hermanos del grupo Deseo Puro que harán frente contigo. Entonces, te darás cuenta de que ¡has sido condenado por la gracia de Dios a tener victoria total!
Dr. Ted Roberts
Ministerio Deseo Ser Puro
7 Pilares de Libertad

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: