fbpx

Rostro Azul

“Así como el cuerpo sin aliento está muerto, así también la fe sin buenas acciones está muerta.”
Santiago 2.26

Nunca he estado muerto, así que por experiencia propia, no puedo verificar lo que sucede. Pero cuando estaba en el colegio solía ver cuanto tiempo podía aguantar la respiración, usualmente lo hacia durante mi clase de algebra 2/trigonometría. Después de dos minutos sin aire, mi rostro empezaba a cambiar de colores. Aunque nunca me he muerto, sé que sin aire/aliento, tarde que temprano sí moriría. El cuerpo sin aliento esta muerto.
La palabra griega que es traducida como “aliento” en el versículo superior, es “pneuma”. Puede significar Espíritu Santo, espíritu humano, viento o aliento. En este versículo significa espíritu humano o aliento de vida. Algo así como la vida que le fue soplada en Adán y la humanidad durante la creación. El cuerpo con su peso, complejidad interna y apariencia externa es sustancial en si. Sin embargo, el aliento da vida a un cuerpo, que de otra manera sería grande, pesado y sustancialmente sin vida.
Fe, el creer en Dios, que El es el Creador, el sustento y Salvador del mundo, es sustancial. Las acciones, sin embargo, dan vida a lo que de lo contrario sería una fe grande, pesada y sustancialmente sin vida.
El creer en Dios es por donde comienzas. El amar a aquellos a tu alrededor, alimentándolos, vistiéndolos y dándoles vivienda, es así como la Fe cobra vida. Puedes escoger no hacerlo, por supuesto. Puedes tener razones, mejor conocidas como excusas, de por qué no lo haces. Pero eso sería como el tratar de aguantar la respiración por el resto de tu vida. Tarde o temprano te vas a dar cuenta, una vez que tu rostro esté azul, de que algo está terriblemente mal y que ese algo importante ya no está.
Dale un vistazo a tu vida hoy. Dale un vistazo a tu fe. Falta algo? Estás manteniendo la fe…para ti mismo? Tu rostro espiritual, se está volviendo azul porque has pasado por alto la importancia de ayudar a otros? Se ha convertido tu fe en una inánime sustancial?
Dale a alguien hoy. Ayuda a alguien hoy. Hoy, busca el aire, el aliento, la llenura de tus pulmones espirituales con acciones de amor y del vivir para aquellos que te rodean. Haz que tu fe en Dios sea el vivir para amar a los demás. O sigue aguantando la respiración hasta que se te ponga el rostro azul.

Robert Vander Meer
www.larboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: