Plan Maestro Del Infierno

Irónicamente, veinte años más tarde, me encontraba de nuevo en el Lejano Oriente. Esta vez hablando sobre la gracia de Dios. Ahora bien, ¡solo la bondad de Dios podría conseguir una transformación como esa!
Sin embargo, no tenía deseos de pensar en la abundante gracia de Dios en mi pasado, porque yo necesitaba su gracia precisamente en ese momento. No tenía idea de qué clase de preguntas me harían durante los treinta o cuarenta y cinco minutos siguientes. Aquellos eran hombres de negocio chinos, algunos de los cuales manejaban enormes corporaciones.

 

No estaba familiarizado con su cultura, y no tenía pistas sobre de dónde vendrían. ¿Cómo podría responder a esos hombres que eran tan diferentes al promedio de tipos americanos que había escuchado durante años? ¡Este era un terreno nuevo por completo!
Las preguntas comenzaron a llegar lentamente al principio, casi como si estuvieran analizándome. Y en algún sentido lo estaban haciendo. Los hombres no hablan con facilidad sobre su sexualidad, en especial de sus luchas. Después de quince minutos, quedé pasmado. Hicieron las mismas preguntas que había respondido por años en los Estados Unidos. Estaban peleando las mismas batallas que tenían los hombres a los que había ayudado en casa.
En ese momento, me vinieron a la mente algunas cosas. Me di cuenta de lo que había estado viendo durante los últimos años. Me sentía como un hombre sobre una cresta observando una gigante batalla espiritual en curso que nunca había visto de verdad. Había estado tan ocupado con los desafíos diarios de ayudar a los hombres cercanos de nuestro rebaño, que nunca había visto la magnitud de lo que estaba teniendo lugar.
El año antes de ir a Hong Kong, líderes y pastores de las iglesias de Argentina me pidieron que les hablara sobre el ministerio del Espíritu Santo en el trato con la adicción sexual. Intenté de todo para hacer que cambiaran el tema. Yo había estado en Argentina, y sabía que tenían muy buenas familias. Seguro que la adicción sería un asunto a tratar, pero no sería tan serio como en los Estados Unidos, donde las familias estaban experimentando una desintegración.
Para hacer corta la historia, no cambiaron el tema, y estoy contento de que no lo hicieran. Terminé hablando más de dos horas y orando personalmente por los líderes; en ocasiones abrazándolos mientras lloraban y confesaban increíbles historias de adicción, esclavitud e incidentes donde el infierno estaba destrozando ministerios enormes.
Nuestro equipo ministerial, compuesto por diez personas de mi iglesia East Hill, ministró a varias iglesias de Hong Kong a lo largo de la semana. En cada iglesia pasábamos horas y horas en el altar, orando y llorando con individuos y familias hasta que finalmente hablaban con franqueza sobre lo que los estaba destruyendo. No sé por qué no me di cuenta antes. Mientras les predicaba a aquellos hombres en Hong Kong, finalmente me percaté de que durante los últimos diez años, en cada país y región de los Estados Unidos donde había estado hablando sobre la esclavitud sexual, el infierno estaba desintegrando a la iglesia.
Mientras mas nos acercamos al final, muchos aparecerán con toda clase de teorías sobre el anticristo y la marca de la bestia, advirtiéndonos a no votar por ciertas clases de legislaciones o a no movernos hacia una sociedad sin dinero en efectivo, pues terminaremos teniendo la marca de la bestia. ¡

 

Hay muchos en la iglesia que ya tienen la marca!

 

Cuál es el plan Maestro del Infierno?
En Apocalipsis 17:5 la mujer que se sienta sobre la bestia se describe de esta manera:
Y en su frente un nombre escrito: UN MISTERIO
 BABILONIA LA GRANDE,
LA MADRE DE LAS RAMERAS
Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

Eso ya está entre nosotros, pero Dios tiene otro plan más grande.
Dr. Ted Roberts.
Deseo Ser Puro
www.puredesire.org

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: