Momentos Dramáticos De Un Adicto Sexual

Hay Momentos Dramáticos en la Vida de Un Adicto Sexual que exigen decisiones drásticas. Estos son algunos de esos momentos:Cuando te sigue una patrulla y te imaginas por qué…Cuando terminas con otra relación en la que nunca quisiste 
entrar.Cuando tu pareja te anuncia el final del matrimonio a causa de 
su último descubrimiento. Cuando algún amigo de tus hijos descubre tu fotografía en la 
lista de sospechosos de la estación de policía y nadie en tu 
familia lo sabía…

Cuando tienes que dejar tu trabajo a causa de un enredo sexual 
con una persona que nunca te gustó…

Cuando tus hijos adolescentes encuentran tu pornografía…

Cuando el Consejero de la escuela te llama para informarte que tu hija no quiere regresar a su casa porque, después de ocho años, confiesa que no quiere continuar actuando sexualmente y 
a ti te reportan a protección infantil…

Cuando sufres un accidente de automóvil mientras te exponías 
sexualmente…
Algunos son momentos secretos conocidos sólo por ti.

Cuando tienes que decir otra mentira, que casi tu mismo te crees…

Cuando el dinero que gastaste en la última prostituta es igual a la cantidad que cuestan los zapatos que necesita tu hijo…

Cuando ves en la calle a alguna persona con la que has tenido relaciones sexuales en algún baño.

Cuando tomas la decisión de hacer viajes de negocios no en base a los intereses de la compañía, sino en la última aventura que estás teniendo…

Cuando le dices a alguien ―te amo‖, sabiendo muy bien que existen otras dos personas que también creen ser las únicas a las que amas.

Cuando te sientas en un cuarto lleno de gente y en él se encuentran tres personas con las que has tenido sexo recientemente. Una parte de ti siente miedo de qué harían si se enteraran, y otra se siente halagada por tu hazaña…

Cuando le dices a alguien ―te amo‖ sólo para lograr una relación sexual, pero en realidad no lo amas, ni quieres ir a la cama con él…

Cuando te sientes mal porque tus amigos se ríen del chiste del exhibicionista y tu sabes que eres uno de ellos…

Cuando eres un alcohólico que estás terminando un tratamiento y te das cuenta de que tu estancia en el hospital no sólo fue un período libre de las sustancias químicas, sino también un período durante el cual estuviste tranquilo sexualmente y nunca antes te habías sentido mejor, pero sabes que para ti la sobriedad es fácil comparada con tener que acabar con tu adicción sexual.

Para casi todas las personas, estos momentos están acompañados por una resolución:
―Nunca en mi vida volveré a hacerlo‖. Aún cuando estas promesas sean hechas, son simples recuerdos de ecos de promesas y resoluciones previas.

Estos momentos son luces rojas en el tablero de tu vida. Esas luces te dicen que es necesario tomar decisiones aunque estas sean dolorosas.
Dr.- Patrick Carnes
Instituto Internacional Profesional Del Trauma. USA

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: