Lengua Bífida

“Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra…” Apocalipsis 12.9

Lengua bífida ha engañado a muchos. Hace poco conocí a un hombre que fue criado en un prostíbulo por su madre prostituta y cuando ella le abandonó y lo dejó con padre, quien hasta ese momento había estado completamente ausente, su padre no solo le dijo que no lo quería alrededor pero también le abusó y le obligó a rogar por comida en la calle.

 

Un tiempo después, él fue abusado sexualmente por sus vecinos, familia y amigos. Ahora, como adulto, el ama a Dios, pero le cuesta mucho ver o creer que Dios le ama incondicionalmente.

 

Él cree y a veces siente que Dios no le podría amar de esa manera. La mentira de que él no es amado y que es su culpa, se le fue enseñada y hasta forzada desde su infancia.
Esto, por supuesto, no es cierto. Él es amado. Se le ha mentido.
No es la única persona que cree mentiras como esta. Muchos de nosotros, a causa del dolor de nuestro pasado, creemos que Dios es igual de severo, inconstante, que juzga y no perdona, como aquellos que nos hirieron. Esas fueron personas que se suponía que debían amarnos y cuidarnos.
Tenemos un enemigo que quiere que creamos que no podemos confiar en Dios. Él quiere que pensemos que Dios no cuida de nosotros, que no somos amados, y que nosotros tenemos la culpa de todo. Es esa vieja serpiente, el Diablo, Satanás, y él está intentando engañar al mundo, incluyéndote a ti.
Por supuesto, yo no sé el dolor que personalmente has vivido, pero si sé que lo has experimentado. También sé que tienes un enemigo que está intentando engañarte para que creas que Dios no puede ser confiado.

 

El esta intentando explotar tu dolor, al convencerte de que no eres amado, de que estás solo, de que eres un fracaso, de que no eres digno, ni lo suficiente bueno, de que estás olvidado y eres quien tiene la culpa.
Hoy, no creas más esas mentiras. Dios te ama.

 

El Señor está orgulloso de ti. Nada puede separarte de Su amor. En él se puede confiar.  No te culpa, mas bien te llama y te recibe. Hoy, cree en el amor de Dios por ti.

Robert Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: