Lecciones Prácticas De La Tentación

“¡Qué aflicción le espera al mundo, porque tienta a la gente a pecar! Las tentaciones son inevitables, ¡pero qué aflicción le espera al que provoca la tentación!”
Mateo 18:7

“Aflicción y tentación están tomadas de la mano.

 

Muchas veces mi aflicción me lleva a buscar la tentación como una anestesia para mi dolor; y todas las veces la tentación que no supe parar me produce aflicción.” Serafín Contreras Galeano

Mateo, Marcos y Lucas hablan de la tentación de Jesús. Ninguno de ellos estuvo presente. Entonces, ¿cómo lo supieron? Sin duda Jesús mismo lo reveló como una lección importante que todo aquel que quiere servir a Dios necesita entender.
Comprendamos algunas lecciones prácticas sobre la tentación:
Tentado con doble propósito
No hay tentación sin propósito. Toda tentación tiene un doble propósito: uno negativo y otro positivo.
Propósito negativo: “Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto. Allí estuvo cuarenta días y fue tentado por el diablo.” (Lucas 4:1-2 NVI).
El Señor primero fue bautizado y lleno del Espíritu. El evangelista Marcos agrega que “Enseguida el Espíritu le impulsó a ir al desierto”. El hecho de que la tentación haya venido inmediatamente a su bautismo y llenura tiene un profundo significado. El tentador buscó la oportunidad para obstaculizar la realización de la tarea confirmada para Jesús en el bautismo; la tarea de un ministerio lleno del Espíritu. El tentador trataría de derrotarlo para llevarlo a la desobediencia a Dios, y así, convertir su tarea encomendada en una misión imposible.
El tentador, como lo hizo con el Señor Jesús, siempre quiere llevarnos a la desobediencia, a vivir fuera de los principios de Dios.
Propósito positivo: “y fue llevado por el Espíritu al desierto”. Allí fue tentado. La gran pregunta es: “¿por qué el Espíritu lo llevó allí, donde sería tentado?” Nunca olvidemos dos cosas: primero, Dios controla todo lo que ocurre a mi alrededor como hijo que soy, y segundo, las pruebas, tentaciones y crisis son herramientas en sus manos para construir el carácter de sus hijos.
Toda tentación tiene, además de un propósito negativo orquestado por el tentador, un propósito positivo diseñado por Dios. El propósito positivo se contempla cuando recordamos que Adán perdió su libertad, obstaculizó su propósito en la vida y su pureza ante una tentación en el jardín, según el libro de Génesis; y Jesús, como el segundo Adán, venció la tentación en un desierto. El primer propósito positivo fue recuperar en un desierto lo que el primer hombre, al ceder a la tentación, perdió en un jardín. Una tentación no es tan mala cuando se ve desde la perspectiva de Dios.

 

Vencer la tentación diaria puede ser el camino para recuperar lo que perdimos en circunstancias mejores, por nuestra desobediencia.
Alguien una vez me preguntó: “¿Hay una segunda oportunidad con Dios? Porque yo una vez cometí un terrible pecado y no me puedo levantar”. Le contesté: “Nuestro Dios es Dios de oportunidades. Hay una segunda oportunidad, y una tercera y una cuarta. Dios no se rinde con nosotros. Quizás lo que perdiste en el jardín vas a tener que rescatarlo en el desierto de la soledad, la sequedad, el dolor y la pena, pero allí puedes vencer y recuperarlo”.
El paraíso se perdió en un jardín y se recuperó en un desierto.
Señor: Gracias porque no desistes de mí. A pesar de mi obstinación me buscas, me alcanzas y me abrazas y eso me enseña a identificar la tentación y a no dejarme arrastrar en el torbellino del dolor. Muy agradecido estoy. Amén.

REFLEXIÓN:
1.- ¿Cómo he visto la tentación hasta este momento?
2.- ¿Qué pasos quiero comenzar a dar para ver la oportunidad de crecer en medio de la tentación?
3.- ¿Qué me hace creer que no puedo decir ‘no’?

Dr. Serafín Contreras Galeano
Profesional Pastoral en Adicción Sexual
Certificado por el Instituto Internacional del Trauma Y Adicción. USA
www.codigorojo.org

Escribe Tu Comentario

3 thoughts on “Lecciones Prácticas De La Tentación

  1. Nuria Mª Sánchez Alfaro dice:

    Sus enseñanzas bendicen mi vida.
    Que Dios le siga bendiciendo!!!

  2. David dice:

    Muchas gracias por compartir las enseñanzas del hermano Serafín, es una tremenda bendición poder leerlo.

  3. Daniel José Camargo Sánchez dice:

    Primero darle las gracias a Dios por su vida y la de su esposa,de tenerlo para que con su compartir podemos entender y caminar hacia la restauración de muestras vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: