No Haciendo El Mal

“Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace.”
Santiago 4.17

Cuando la gente me preguntaba que quería hacer con mi vida, solía decir, “Ir a la playa y acostarme en una hamaca con una bebida bien fría”. Aunque aún me suena bien, maravilloso de hecho, después de todo no estaría hiriendo a nadie, no podría hacer eso por el resto de mi vida. Después de las experiencias que he tenido en los últimos cinco años, no podría acostarme y hacer nada. Simplemente el NO herir a nadie no seria suficientemente bueno.
He experimentado la gracia de Dios en mi vida y he experimentado Su amor, al punto en que no estoy, ni estaría contento con las cosas que una vez me contentaron. Ahora tengo la responsabilidad de hacer bien, mientras que antes sentía que solo necesitaba no hacer mal. Quiero que otros experimenten el amor y la gracia que yo he experimentado. Estaría errado que yo no tratara de ayudarles a experimentarlo también. Estaría perdiendo el punto principal. Estaría perdiendo el blanco, o en otras palabras, pecando.
Todos hemos experimentado la vida y aprendido un poco en el camino. Cuando tenemos una relación con Dios llegamos a un nuevo conocimiento de nuestro propósito en este planeta. Llegamos a un nuevo conocimiento del bien y del mal. Es más fácil para nosotros determinar el bien y el mal, y aprendemos a identificar nuestros motivos y actitudes erradas.
En este nuevo pensamiento es fácil decir, “Si no hago estas cosas que están mal, entonces estoy bien y estoy haciendo el bien”. Pero el pasaje al inicio lleva las cosas un poco más allá. Sí, deberías evitar hacer “cosas malvadas”. Si sabes que algo está mal, entonces no deberías hacerlo porque el hacerlo te hará perder el punto de tu propósito. Pero…si sabes que el hacer algo es bueno y no lo haces, entonces estás igualmente perdiendo el punto. El no hacer el mal no es suficiente. Debes también hacer algo bueno. A uno le falta acción y el otro toma acción.
Si el no odiar a la gente es el comienzo de la idea, entonces el amar en vez de odiar es la conclusión de la idea. Es el panorama completo.
No te contentes con simplemente no hacer cosas malas. Esfuérzate, en vez de simplemente hacer el bien y hacer lo que es correcto. Completa el panorama, pega en el blanco, completa tu propósito.

Robert Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Similares: