Escarabajo Estercolero

“Por favor, ayúdanos contra nuestros enemigos, porque toda la ayuda humana es inútil.” Salmos 108.12

El escarabajo estercolero es el insecto más fuerte del mundo. Usualmente ellos ruedan, bueno, defecan, en bolas y las empujan hasta su casa para comérselas.

 

El escarabajo estercolero promedio puede rodar hasta 50 veces su peso, pero solo hay un tipo de escarabajo masculino que puede empujar hasta 1.141 veces su peso. Esto seria que una persona promedio empuje 6 buses de dos pisos llenos de gente. Pareciera ser que para este insecto relativamente no hay tarea que sea muy difícil de cumplir.

 

La persona promedio, por otro lado, si acaso puede levantar su propio peso. Hay muchas tareas, físicas, emocionales y espirituales, que son muy difíciles para enfrentar solos.
En este Salmo en particular, el escritor está pidiendo ayuda con sus enemigos y los enemigos de su familia y pueblo. Él llega a la conclusión de que solo Dios puede ayudarles con la difícil tarea que les espera y que el buscar ayuda en otras personas es simplemente inútil pues su ayuda no vale nada.
Hay algunas cosas que puedes hacer por ti mismo, como el tomar una decisión. Hay otras cosas en las que otros te pueden ayudar, como el amigo con un camión en el día de tu mudanza. Pero algunas cosas, tareas, algunas decisiones y algunos procesos que son muy difíciles para que la humanidad los enfrente por si misma.

 

Cosas como el enfrentar la muerte de un ser querido, el final de una relación, una enfermedad, adicción o aún la soledad. La gente puede proveer apoyo en esos momentos pero ellos no pueden ser tu base. Ellos no tienen la fuerza de siempre levantarte a ti y a si mismos. Solo Dios tiene esa capacidad.
Por supuesto, puedes intentar depender en tus propias fuerzas, con todos sus limites, o en la fuerza de otros, pero una vez que ellos te decepcionen o te hieran, a quién irás?
Hoy, empieza con Dios. Permite que Él sea tu base y luego deja que otras personas te apoyen a través de su amistad. Pide la ayuda de Dios, sin la ayuda del Señor, la humanidad es inútil. No lo intentes por ti mismo.

 

No eres una escarabajo estercolero. Terminarás lastimándote la espalda, quedando indefenso.

Robert & Rebecca Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: