No es La Iglesia….ERes Tú

“Pues parece que hacen más daño que bien cuando se juntan….¿O de veras quieren deshonrar a la iglesia de Dios y avergonzar a los pobres?”
1 Corintios 11.17,22

La iglesia realmente no tiene un propósito complicado. Es el de estar unidos en el amor de Dios con el propósito de amar a Dios al amar a los otros. El amor no es una emoción pero una acción de vivir desinteresadamente por otros, especialmente por los heridos, pobres, perdidos y necesitados. Entonces cuando la iglesia, los cristianos pelean uno con otros por cosas estúpidas y egoístas, se consumen en vez de distribuir, ellos pierden completamente el punto principal.
En el versículo anterior, Pablo le está hablando directamente y duro a la iglesia en Corinto. Parece que ellos han perdido el punto principal en esta área. Ellos se juntan y están causando más problemas que  soluciones. Ellos le están dando un mal nombre a la iglesia y aún peor ellos están dificultándole las cosas a los pobres aun más. Están haciendo un desorden como el que nosotros a veces hacemos.
Entiendo que hay diferencias de creencias y polémicas doctrinales, algunas son legitimas, pero si nosotros personalmente no estamos haciendo lo que la iglesia fue intencionada para ser, entonces no tenemos lugar de discutir sobre nada. La iglesia tiene problemas, por supuesto, está llena de gente como tú y como yo.

A la final, si no estás contento con tu iglesia, la música, las predicas, o cualquier otra cosa en general, antes de quejarte, deberías dejar lo que estas haciendo, ir y alimentar al que no tiene techo o sacrificar un poco de tus lujos para que una madre soltera pueda comprarle comida o ropa a sus hijos. Al fin de cuentas, es posible que la iglesia no es el problema, sino tú?
Hoy, antes de que te enfoques en lo que los demás están haciendo mal, enfócate en lo que puedes hacer bien. Deja lo que estas haciendo si puedes, o tan pronto como puedas, ve y haz. No tengas la respuesta adecuada o la solución a los problemas de la iglesia, a menos que ya seas parte de la solución. Recuerda, tu eres la iglesia.

Robert & Rebecca Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: