Es Hora De Crecer

“El alimento sólido es para los que son maduros, los que a fuerza de práctica están capacitados para distinguir entre lo bueno y lo malo.”
Hebreos 5.14

Este pasaje señala que parte de la madurez viene del escuchar buenos consejos y el practicar el hábito de distinguir el bien del mal. En otras palabras, tomar el buen consejo que la gente te da y luego hacerte la pregunta, “Lo que estoy haciendo, está bien/mal o es correcto/errado?”
Esta es una práctica y pregunta que a nuestra cultura no le gusta hacer. No nos gusta juzgar el valor moral de lo que hacemos. Nuestra mayor preocupación es, “Me hace feliz?” “Cómo me afecta?” Cuando vivimos bajo esta regla, nuestros sentidos se insensibilizan, al igual que nuestros oídos.

 

No queremos escuchar ningún consejo que pueda quitarnos nuestra felicidad y nuestros deseos dañinos y egoístas. No queremos escuchar a nuestra propia conciencia que nos dice que nuestras acciones están mal. A causa de este mal hábito, muchos de nosotros aun vivimos como niños en vez de vivir como adultos.
El escritor de Hebreos está preocupado por los lectores. En el versículo 11, los describe como “sordos”. Aparentemente ellos no escuchan consejo y aun actúan como niños pequeños que no han aprendido nada.  A estas alturas, ellos deberían estar enseñando, liderando y ayudando a otros. Ellos deberían estar comiendo “alimento sólido” pero en cambio, aun no se han destetado. Cuando menos, ellos deberían poder distinguir el bien del mal.
Dale un vistazo a tu vida. Estás hoy experimentando los mismos problemas que tenias hace 5, 10, 20 años? Estás aun siguiendo a otros, cuando deberías ser el que guía? Estás preocupado solamente por tus deseos egoístas de satisfacción propia? Es posible que necesites empezar a tomar los buenos consejos de alguien cuya vida no esté en caos. Es posible que necesitas empezar a crear el hábito de preguntarte a ti mismo, “Mis acciones, están bien o mal?” Es esta realmente la mejor decisión que puedo tomar?” Es posible que haya llegado la hora de que crezcas.
Lo pongo de otra manera. Si aun estás experimentando los mismos problemas que siempre has enfrentado, entonces probablemente no has cambiado. Puedes cambiar de trabajo, ciudad, cónyuge, relaciones, genero y demás, pero hasta que cambies lo que necesita ser sanado en ti, la historia se repetirá una y otra vez.

Robert Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: