Desde La Temprana Edad

Querida Diane,

 
Mi esposo compartió recientemente conmigo su pasado, el cual había estado muy bien escondido. Su familia tenía muchos secretos oscuros y hasta el día de hoy él lucha con cosas de su pasado. Las memorias más tempranas que mi esposo tiene sobre su abuso sexual, comienzan cuando él tenía cuatro años, en las manos de su hermana mayor y luego su hermano mayor. El recuerda que había pornografía en su casa. Esta actividad continuó hasta su adultez. La masturbación comenzó desde muy temprana edad y continuó en su adultez. El recuerda que su padre le hablaba a él y a sus hermanos inapropiadamente sobre el sexo y sobre como ellos nunca podrían llegar a ser tan buenos como él con las mujeres.

 
Mi esposo admite que era más vulnerable en la adicción cuando había un alto nivel de estrés. Pero que quiere ser sano de esta esclavitud.
Mi corazón se quebrantó cuando todo esto salió a la luz. Hay esperanza de sanidad?
Beth

 
Como puedes ver por la historia devastadora de Beth, la adicción sexual comienza en una edad temprana. Agrega a esto el abuso sexual y heridas de la figura paterna, y tienes una receta para una lucha de toda una vida, si la sanidad no es buscada. La mayoría de los hombres no sabe a donde ir; los grupos pequeños de Deseo Puro proveen un lugar en donde ellos pueden buscar ayuda. La vergüenza del hombre, como el esposo de Beth, es tan profunda que no desaparecerá hasta que él se comprometa a asistir semanalmente a un grupo pequeño de hombres y a compartir su historia. Cuando él se siente aceptado por estos hombres, se de cuenta que no esta solo, y esté dispuesto a buscar sanidad, entonces habrá esperanza para un verdadero cambio y una victoria de toda la vida.

 
Como mencioné en la lección anterior, a raíz de las mentiras del adicto y el comportamiento manipulador, la realidad parece ser difícil de alcanzar. Esta semana nos estamos moviendo de las aguas turbias del engaño hacia las aguas profundas de la realidad, en donde estaremos ancladas por varias semanas.
Una de las primeras realidades que deben ser tratadas es el hecho de que su adicción no es tu culpa. Como puedes ver en la historia de Beth, los temas sexuales comenzaron muchos años antes de que se conocieran, lo que es muy probable también con tu esposo. También, parece haber un elemento de generaciones, con la actitud de su padre y la participación de sus hermanos. Dios nos habla sobre las maldiciones generacionales en Deuteronomio:

 
…»porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, quien no tolerará que entregues tu corazón a otros dioses. Extiendo los pecados de los padres sobre sus hijos; toda la familia de los que me rechazan queda afectada, hasta los hijos de la tercera y la cuarta generación. Pero derramo amor inagotable por mil generaciones sobre los que me aman y obedecen mis mandatos». 
Deuteronomio 5:9-10 (NTV)
Diane Roberts.

 
Libro: Traición y Más Allá. Disponible es español en www.puredesire.org
O en PDF contactando a Serafín Contreras en serafin@contrerasg.com
www.ministerio Internacional Deseo Puro

Escribe Tu Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Similares: