Atraído Por Amor

Estás atraído por amor?

“Nadie jamás ha visto a Dios; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor llega a la máxima expresión en nosotros.”
1 Juan 4.12

Un amigo mío escribió recientemente un comentario lleno de enojo sobre lo patéticos que somos los cristianos por creer en un Dios que ni siquiera podemos ver y luego terminó diciendo que la “fe” es para los débiles.
Es cierto que ninguno de nosotros ha visto el “rostro” de Dios o el dedo gordo de su pie. (No es que El tenga rostro o un dedo gordo del pie). Sin embargo, tenemos interacciones diarias con El. Lo experimentamos a través de la gente que nos rodea y el amor que nos muestran. Aun mas, Lo experimentamos cuando le mostramos amor a aquellos que nos rodean. Por lo menos eso es lo que yo experimento, es la experiencia de billones de personas y lo que el versículo anterior me dice.
Supongo entonces, que alguien que ha sufrido un gran dolor, se ha endurecido, se ha amargado, se ha llenado de odio & enojo, le cuesta recibir o dar amor. Si ese es el caso, y ellos no creen en un Dios que no pueden ver (porque eso es patético y para los débiles) entonces ellos no tienen manera alguna de experimentarlo a El ni a Su amor. Ellos se ven así mismos como alguien que no puede ser amado y se sienten solos.
Qué podemos aprender de mi amigo? Bueno, es cierto que no podemos ver a Dios. El versículo anterior lo confirma. Si no estamos dispuestos a recibir amor a causa de nuestro dolor y estamos tan enojados como para dar amor, entonces no podemos ni podremos sentir a Dios. Sin amor, no podemos tener una relación con El.
Hoy. Asegúrate de dar amor. Asegúrate de que estés dispuesto a recibir amor. Sé que todos hemos sido heridos. Sé que todos tenemos dudas. Sé que todos sentimos enojo. Pero no permitas que esas cosas corten lo que puede ser tu único contacto con tu amoroso creador. “si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros.” Si esto es cierto, entonces lo opuesto también es cierto. Si no nos amamos unos a otros, Dios no vive en nosotros.

Robert Vander Meer
www.laarboleda.net

Escribe Tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Similares: